Cómo se hacen las charamuscas, esa dulce artesanía

(Guanajuato, Guanajuato)

0
308

Don Daniel forma parte de una tradición que pasa de generación en generación: su padre fue uno de los pioneros en el oficio; a sus 50 años, se enorgullece de trabajar para el estado de Guanajuato. ¿Su labor? ¡Hacer réplicas de las famosas momias guanajuatenses!… pero de un caramelo llamado charamusca.

Seguimos el proceso de elaboración de este singular dulce de la mano de don Daniel, desde que estiró la pasta ayudado por una alcayata ancha y ésta pasó a “güerarse”1, hasta la terminación final la pequeña momia dulce.

Esta maravillosa experiencia la compartí con mi queridísima amiga Salvi, quien es ciega de nacimiento y me ha enseñado a disfrutar las cosas con todos los sentidos.

Nada más entrar, percibimos un suave olor a dulce quemado que impregnaba toda la sala, mezclado con distintos aromas, ¡daban ganas de abrir la boca y saborear el aire cargado de olores que se respiraba! Enseguida comenzó la magia: don Daniel preparó una deliciosa pasta charamuscada, a base de agua, azúcar y piloncillo2 al fuego. Conforme el calor iba ablandando la pasta, el olor iba recorriendo todos rincones de la pequeña sala.

Cuando por fin la materia se enfrió y llegó a una temperatura adecuada para su manipulación, pudimos tocar su suave textura y luego la probé, el olor del ambiente intensificó su sabor en mi paladar. El tacto era parecido a la arcilla fresca; el aspecto, al caramelo semiduro, y un aroma muy especial. Tenía en mis manos, aún caliente, la madre de todas las charamuscas, de ahí saldrían muchas gracias al arte de don Daniel. Estaba en eso cuando él supo que había llegado el punto de “güerarse” y entonces manipularla para darle vida a las pequeñas momias de dulce.

¡Como todo lo de México, ver el proceso de elaboración de charamuscas fue una fiesta para mis sentidos!

1El piloncillo también recibe, según el país, los nombres de panela, papelón o panocha. Es una pieza en forma de cono o trozo hecha de azúcar sin refinar; es el resultado de la cocción por varias horas del jugo de caña. Con el piloncillo se endulza la mayoría de los dulces regionales mexicanos.

*Güerar: es el proceso de estirar la masa y darle textura, ayudándose de una alcayata fijada en la pared; con esto, pasa de un color marrón oscuro a tonos rubios, como de bronce claro.

Comentarios

comments

Dejar respuesta