El ángel que no ve: la importancia del sentido del tacto

(Guadalajara, Jalisco)

0
239

Las semillas no sólo se utilizan para alimentarnos, sino también para estimular y desarrollar el sentido del tacto.

Estuvimos en la Escuela para Niños Ciegos y Débiles Visuales, en Guadalajara, Jalisco, y aprendimos que aunque no puedan ver con los ojos, sí tienen lo que llamamos “visión”.

¿Qué significa tener “visión”? Yo creo que tiene que ver con querer salir adelante, captar las cosas más allá de lo evidente y tener una fuerza extraordinaria, que los hace llegar muy lejos en la vida.

Hay una labor muy importante que hacen en esta escuela con los niños ciegos y débiles visuales: les ayudan a desarrollar una alta autoestima, además de hacerlos independientes. Me encantó ver el cariño de quienes conforman el centro y de las familias.

Nos permitieron grabar un poco de su labor para mostrarte la importancia de la estimulación sensorial a edad temprana. Este ángel que no ve es una niña de año y medio, totalmente ciega. Con ella descubrí la importancia de estimular el tacto mediante semillas como garbanzo, calabaza, frijoles, arroz, etcétera, así como con texturas como la harina, gelatina, agua o gel. El objetivo es que se desarrollen al máximo sus otros sentidos para compensar el de la vista. Cuando crezca, le será más fácil aprender a leer en braille.

Me encantaría que probaras y me comentaras qué sientes, por ejemplo, al tocar el harina sin utilizar tus ojos.

Si nos regaláramos diariamente algunos minutos para oler, sentir, probar o escuchar en plenitud, creo que percibiríamos de una manera distinta lo que nos da la Naturaleza.

Comentarios

comments

Dejar respuesta