Enjambre de chocolate

0
336

Ahora pruebo el chocolate de otra manera. Saber que valía su peso en oro, que era un ingrediente exclusivo para los reyes, que un tiempo tuvo un halo de “prohibido” me despierta un interés inusual.

Tan es así que probé una combinación insólita y muy agradable: un enjambre de chocolate con una mezcla de insectos comestibles: tantárreas, hormigas chicatanas, chinicuiles, jumiles, chapulines y ahuautles, preparado por el chef mexicano Luis Aflonso Garduño.

Además de un sabor impresionante en la combinación insectos/chocolate, que no deja indiferente a nadie, los insectos son ricos en proteínas y ácidos grasos, imprescindibles para la salud de nuestro cuerpo.

Probar esta delicia fue un privilegio, así como lo es el conocimiento del chocolate, un don de México para el mundo.

A continuación cuento algunas características de cada insecto, para que los conozcas mejor:

Tantárrea: también se le dice tantarria, o chinche de mezquite; es un insecto que habita en estos árboles mezquite y se alimenta de sus hojas; su sabor es espectacular, da igual cómo las prepares.

Hormiga chicatana: son hormigas voladoras que dejan su hormiguero en las primeras lluvias del año y su recolección es gran diversión para niños y adultos. Son comunes en la cocina tradicional de Oaxaca y generalmente se consumen en forma de salsa.

Chinicuil: se le conoce como gusano rojo o gusano colorado, gusano de maguey; es una plaga que ataca al maguey, y la forma de controlarla, para no usar pesticidas, ¡es consumiéndola! Se come de muchas formas: tostado, frito, en salsa, solo, en tacos o como parte de elaboraciones más sofisticadas. ¡Los chinicuiles son exquisitos! Forman parte de la gastronomía tradicional de estados como Hidalgo, Estado de México, Querétaro…

Jumil: o chinche de monte, tiene un sabor muy característico que recuerda a la canela, se alimenta de los tallos y las hojas de los encinos. Se recolectan entre noviembre y marzo. Son característicos del estado de Guerrero.

Chapulín: es un tipo de saltamontes que se alimenta principalmente de plantas. En el centro y el sureste de México es muy común su consumo, se prepara tostado, frito, como parte de salsas o como aperitivo; en Oaxaca es parte habitual de la dieta, y puedes encontrar chapulines en restaurantes, mercados y en las calles, donde los vendedores te los ofrecen como una botana mientras paseas.

Ahuautle: podría llamársele “el caviar mexicano”; se trata de la hueva del mosco axayácatl, que en náhuatl significa “tábano de agua”, mientras que el vocablo ahuautle significa “amaranto del agua”. Se encuentra en las regiones lacustres del centro de México. En tortitas, salsas, tacos, o preparado de cualquier forma, el ahuautle es un auténtico manjar.

Disfruta de una extraordinaria experiencia, anímate a probar insectos… ¡Es toda una explosión de sabor en la boca!

Si quieres conocer un poco más sobre la “entomofagia” o consumo de insectos, puedes leer este artículo: http://www.elclaustro.edu.mx/claustronomia/index.php/investigacion/155-entomofagia-insectos-iconos-de-la-gastronomia-mexicana

Comentarios

comments

Dejar respuesta