Pastes El Portal Real del Monte, Hidalgo

0
686

Los comienzos de Pastes El Portal fueron duros; iban y vendían en las escuelas, los campos de futbol o las fiestas del pueblo. Fundada en 1975, ésta es la empresa más grande dedicada a elaborar las deliciosas empanadas, que no sólo se venden en Real del Monte, Hidalgo, sino que atienden pedidos de toda la República Mexicana y también han transpasado las fronteras.

El paste nació en Real del Monte, como legado de los migrantes del suroeste de Bretaña, venidos de Cornwall. El relleno se ha modificado a la mexicana, por lo cual es una fusión entre la receta original del “cornish pasty” y las adecuaciones locales.

Pastes El Portal se originó del trabajo del matrimonio formado por don Ciro Peral Urbano y doña Delfina Luz González, a quienes ahora ayudan sus hijos. Don Ciro fue minero e hizo un viaje de capacitación a Inglaterra, donde aprendió la receta original del paste, de primera mano.

Los propietarios del establecimiento, con sucursales en Pachuca y Tulancingo, nos contaron los pormenores de los pastes, entre ellos que antes eran muy grandes y ahora se hacen más pequeños, que los mineros los acompañaban con pulque, para tener energía y calentarse el cuerpo, que los ingleses gustaban del sabor del chile que los locales le agregaron a su propia receta, y que durante todos estos años, los Peral González han trabajado arduamente para darle a esta comida típica de Real del Monte la difusión que se merece.

El paste lleva en un costado una trencita, que antes era muy gruesa, y tiene una historia muy curiosa: como los mineros extraían el estaño y en este proceso se manipulaba arsénico, un veneno, a la hora de comer, tomaban (con las manos sucias) el paste por este borde, se comían el resto y desechaban la trenza, misma que los ratones ingerían y se envenenaban, así que las plagas de roedores quedaban exterminadas.

Al partir un paste recién hecho sale el vapor con los delicosos aromas que le dan la papa, la carne picada, la cebolla, el chile verde y el perejil. Este olor me recordó una etapa que viví en Inglaterra, y la fusión mexicana me dejó encantada. Se me hace agua la boca ahora que lo estoy recordando.

Además del relleno original, de carne con papa, con el tiempo se empezaron a hacer pastes de infinidad de ingredientes: frijoles, mole, papa con chorizo, rajas, dulce….

“Para que el paste sea paste, tiene que estar hecho en Real del Monte”, dicen los lugareños. Y puede que tengan razón, debido a que hornearlos a una altura de 2680 metros sobre el nivel del mar, les dan unas características muy especiales. Además, los realmonteses son muy celosos en descubrir el secreto que hace único a este alimento, y en realidad el sabor depende de cada mano que los prepara.

Es tan importante este producto para la localidad, que cada octubre, durante la segunda semana, se realiza la Feria Internacional del Paste, pues no pueden dejar en la sombra un producto que es uno de los principales ingresos de los habitantes del pueblo; incluso existe un Consejo Regulador del Patrimonio Cultural Cornwall-Real del Monte, que vela por los intereses del legado dejado por los mineros ingleses en esta zona.

Comenzar el día en Real del Monte con un delicioso paste recién hecho y un café de olla, disfrutando del hermoso paisaje, no tiene precio.

Te invito a que visites y disfrutes este maravilloso Pueblo Mágico del estado de Hidalgo, un lugar para vivirse con todos los sentidos.

 

Comentarios

comments

Compartir
Artículo anteriorPan de Pulque
Artículo siguienteTlacoyos

Dejar respuesta