Quiote, el rico tallo del maguey

0
1475

¡Cómo disfruto cuando viajo por México, voy paseando por las calles y de pronto me encuentro con puestos de comida, alguna muy conocida, y otra novedosa para mí, pero no por eso meno rica!

Esta vez, en Durango, Durango, probé el tallo que le sale en medio al maguey, y que se conoce como quiote. Nunca me hubiera imaginado que pudiera comerse, ¡y mucho menos que estuviera tan rico y suave!

Este tallo es tan alto que puede llegar a medir hasta 10 metros y pesar hasta 40 kilos. En su punta, cuando la planta del maguey llega a la madurez, brotan unas flores llamadas beyusas, que se usan para preparar tanto platillos salados como postres.

Para consumir el quiote se le quita la corteza dura que tiene y se hornea la pulpa. Algunos hacen su propio horno cavando en la tierra y ahí dejan cocer el quiote hasta por cuatro días, con lo que toma un interesante sabor ahumado, que se suma a su gusto natural de miel. Este proceso de horneado es igual al de la barbacoa de hoyo de algunos estados de la República Mexicana. La forma simplificada de prepararlo, es ponerlo a cocer en agua con piloncillo. Además, me aseguraron, este alimento aporta muchos beneficios a la salud.

El maguey no me deja de asombrar por su versatilidad, lo único que me faltaba probar de esta planta era el quiote… ¡qué cosa tan exquisita y jugosa!, es como si estuviera comiendo una caña de azúcar, pero extremadamente suave, con su toque de dulzor y de humo. Se puede comer con limón sal y chile, o guisado. De cualquier forma es delicioso, lo recuerdo y la boca se me hace agua.

La temporada de quiote en Durango es de noviembre a abril, así que justo ahora tienes la oportunidad de conocerlo, si es que nunca lo has probado, o de volver a saborearlo.

¿Has probado el quiote? ¡Cuéntame aquí tu experiencia!

Comentarios

comments

Dejar respuesta