Chihuahua un sitio con historia y enorme belleza natural

0
494

Por fin estoy en Chihuahua, otra de las ciudades que anhelaba visitar en el estado del mismo nombre, al que deseo volver pronto para seguir disfrutando del contraste de sus paisajes, su gastronomía, su historia, su clima y su gente. ¡Todo vale la pena!Una vez que llegues a Chihuahua, la capital del estado más grande de la República Mexicana, es un deber la visita al museo Casa Chihuahua, situado en un edificio histórico donde estuvo preso Miguel Hidalgo y Costilla, y donde se presentan interesantes exhibiciones temporales de arte. La planta alta está dedicada al estado de Chihuahua, y se divide en tres regiones: llanura, desierto y montaña. Ahí puedes conocer más sobre los menonitas, los mormones y los indígenas rarámuris (tarahumaras), grupos que forman parte importante de la población chihuahuense.

Justo a un costado está el Palacio de Gobierno, donde se ubica el Altar de la Patria, el punto donde fue fusilado Miguel Hidalgo y Costilla, en 1811; en cuanto a arte, el palacio cuenta con murales asombrosos que narran la historia de la localidad desde 1636, cuando llegaron los primeros españoles a territorio chihuahuense, y termina con la época de la Revolución Mexicana; y como conjunto arquitectónico, el edificio y su patio central son bellísimos.

Frente al palacio están la Plaza Mayor, el monumento del Ángel, las fuentes danzarinas (detrás de éste) y, al fondo, la iglesia de San Francisco, donde estuvo temporalmente el cuerpo de Hidalgo hasta que en 1821 se llevó a Ciudad de México.

También en esta zona es recomendable visitar la Plaza del Mariachi, relativamente nueva, que cuenta con un hermoso quiosco central y locales gastronómicos alrededor… claro está, amenizados con música de mariachi.

Caminando hacia el suroeste, a menos de un kilómetro, me encontré con la Catedral Metropolitana de Chihuahua, que me dejó maravillada por ser un hermoso exponente del arte barroco del norte de México; la visité por dentro y salí, encaminándome por la Calle 4ª hacia la Quinta Gameros, una casa estilo art nouveau francés que funciona como centro cultural universitario.

Proseguí mi recorrido a la casa de Pancho Villa, quien a pesar de haber nacido en Durango, tuvo una gran relación con Chihuahua, pues llegó a esta ciudad a los 16 años de edad. En este lugar, convertido en el Museo de la Revolución, hay documentos históricos, exposición de armas y el automóvil del general.

Podría seguir describiéndote Chihuahua y sus lugares emblemáticos, pero me toca llevarte de viaje en el famosísimo tren Chepe (que conecta Chihuahua con Los Mochis) y disfrutar de vistas espectaculares y la maravilla de las Barrancas del Cobre. El paisaje es envolvente y lleno de contrastes que culminan, en esta ruta, en el Pacífico. La parada en las barrancas incluye disfrutar de comida típica con ingredientes naturales de temporada en diversos puestos, artesanía indígena y una vista divina desde el Divisadero.

En las Barrancas del Cobre es increíble ver la unión de los siete cañones que componen este sistema rocoso, de 1.8 km de profundidad y 600 km de longitud. El nombre del conjunto es por el color cobrizo que refleja con el sol.

En el recorrido, una de las cosas que más me llamó la atención fue visitar las cuevas y ver cómo viven todavía algunos rarámuris, así como las construcciones de dos pisos que hacen en las rocas. Por todo lo anterior y más te invito a disfrutar del maravilloso estado de Chihuahua y descubrir magia en cada punto que visites.

En Chihuahua te sorprenderás con todos los sentidos. ¿Tú ya lo has experimentado? Cuéntame aquí qué tal fue tu experiencia en este estado y compártela con todos tus amigos

Comentarios

comments

Dejar respuesta