Ate de guayaba

0
60
Doña Petra, una experimentada cocinera de Huasca, Hidalgo, me compartió,
además de la receta de los licores de naranja, durazno (melocotón) y
tejocote, el ate artesanal de guayaba, y me contó que es típico de este
municipio.

Este ate es tan suavecito… el secreto de doña Petra es “que no se pase delumbre”, ya que quedaría un poco más duro.

El ate de guayaba lo prepara, claro está, con guayabas, y azúcar, un chorritode agua y una ramita de canela. Empieza quitándole los extremos a las frutas y licuándolas con agua, después las cuela y las pasa a una cazuela de barro sobre el fuego; añade el azúcar y la canela, moviendo constantemente ¡durante cuatro horas! Al menos para la cantidad que ella prepara: 4 kg de guayaba, con 3.2 kg de azúcar.

Ya que el dulce se despega de la cazuela y se forman como hebras, está listo. Después se vacía a un recipiente de plástico que sirva como molde, y se deja enfriar. Luego se saca y se corta, y se envuelve en plástico para conservarlo.

Los materiales mencionados, cazuela de barro y pala de madera, son ideales para que el dulce no se pegue demasiado y se obtenga el mejor sabor.

Para hacer ate de pera, membrillo o tejocote se lleva a cabo el mismo procedimiento. Los ates pueden durar hasta un año a temperatura ambiente,ya que el azúcar hace las funciones de un conservador natural.

Este ate de guayaba resultó delicioso, digno de saborearse con todos los sentidos.

Comentarios

comments

Dejar respuesta