Lagos de Moreno: belleza, cultura y sabor

0
309

Al llegar al Pueblo Mágico de Lagos de Moreno se siente la frescura, la esencia y la amabilidad de México; el color de su cantera amarilla, morada y rosa lo hace más dulce y acogedor a la vista. Es un orgullo conocer su centro histórico y ver que es el mejor conservado de la región.

En la época prehispánica, este lugar chichimeca se llamaba Pechititán, que significa “lugar de patos”, pues estaba rodeado de espejos de agua donde habitaban estos animales. Con la llegada de los españoles, se rebautizó como Villa de Santa María de los Lagos, para dedicarla a la Virgen. Su nombre volvió a cambiar luego de la guerra de Independencia de 1810, en honor al caudillo Pedro Moreno, nacido en esta villa en 1775.

La belleza arquitectónica de Lagos de Moreno destaca por la riqueza y hermosura de sus edificios civiles y religiosos de los siglos 18, 19 y 20.

Como muestra está la Parroquia de la Asunción, que también tiene motivos indígenas ocultos en su ornamentación, ya que a los pobladores de las etnias locales les costaba aceptar la nueva religión y abandonar la de sus ancestros, por lo que los albañiles hicieron una mezcla muy peculiar entre los nuevos santos y sus deidades. Así se sentían más a gusto durante los oficios, venerando de forma velada a sus ídolos.

Otras construcciones dignas de admiración son el templo del Calvario, el templo de la Luz, el ex convento de Capuchinas, el Museo Regional, el teatro Rosas Moreno, sus múltiples casonas y haciendas y el puente Río Lagos.

Lagos de Moreno huele a cultura, no en vano la ciudad era conocida como la Atenas de Jalisco, dada la cantidad de personajes ilustres, escritores, pintores, escultores y músicos que nacieron y ejercieron su oficio aquí. Entre ellos están el mencionado Pedro Moreno, Primo de Verdad y Ramos, José Rosas Moreno, Francisco González León, Daniel Ibarra Zambrano, Lola Álvarez Bravo, Mariano Azuela y Carlos Terrés.

Además de la cultura, Lagos de Moreno es rico en tradición ecuestre; de hecho es la ciudad capital del caballo cuarto de milla, pues es el primer criador y exportador nacional de este animal.

Debido a su situación geográfica y su producción pecuaria, Lagos es una de las más importantes cuencas lecheras de México, y esto se traduce en deliciosos productos lácteos que incluyen leche fresca: quesos, cremas, cajetas y su dulce típico: los jamoncillos de leche.

Los platos estrella de su gastronomía son las pacholas, el mole de arroz, la birria tatemada, las gorditas de trigo y las gorditas de maíz, entre otras preparaciones caseras llenas de historia.

Podría seguir hablando interminablemente de este maravilloso lugar que fue nombrado Pueblo Mágico en 2012, pero me encantaría que tú lo descubrieras y lo disfrutaras con todos los sentidos, tal como lo hice yo.

Conoce más de Lagos de Moreno y planea tu visita entrando a http://www.visitmexico.com/es/pueblosmagicos/region-pacifico/lagos_de_moreno

Y tú, ¿has estado en Lagos de Moreno? ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia? ¡Compártenos tus impresiones!

Comentarios

comments

Dejar respuesta